VIDA CIVIL: CREENCIAS E HISTORIAS CURIOSAS.

VIDA CIVIL: CREENCIAS E HISTORIAS CURIOSAS.

LOS PULPOS.

Los pulpos poseen un estómago formidable y no tienen rival a la hora de comer cualquier cosa. Con frecuencia, no se privan ni de comerse unos a otros. Así, el ejemplar más pequeño, cuando es capturado por otro más grande y cae en sus poderosas redes —tentáculos se llaman— acaba convertido en su almuerzo. Los pulpos acechan a los peces de la siguiente manera: se sitúan bajo las rocas y se transforman hasta adquirir el color de estas, de manera que parecen poseer la misma naturaleza que las piedras. Así, los peces se acercan a los pulpos nadando en la creencia de que son una roca. Entonces los pulpos los capturan, desprevenidos, con sus propias redes, los tentáculos.


LAS RANAS EGIPCIAS.

Las ranas egipcias constituyen un linaje verdaderamente astuto. Y, en efecto, superan con mucho a las demás ranas. Pues cuando una rana tropieza con una culebra de agua en el Nilo, corta con los dientes un trozo de caña, lo coge transversalmente, lo sujeta con fuerza y por nada del mundo lo suelta. La serpiente es incapaz de devorar la rana que sujeta la caña porque su boca no puede tragarse todo el largo de la caña. Y de esta forma, las ranas derrotan con su astucia a la fuerza de las culebras.

PERROS EGIPCIOS

Aquella otra costumbre de los perros egipcios también es una muestra de astucia. No beben del río en manada, con tranquilidad y libertad, agachados y lengüeteando hasta saciar su sed, pues temen a las bestias que viven en el río. Van corriendo por las orillas y, a hurtadillas, beben cuanto pueden coger; y así una y otra vez. Y así se van saciando poco a poco pero sin perder la vida y, además, consiguen aplacar su sed.

LOS JABALÍES.

Los jabalíes no desconocen ni la medicina ni sus remedios. Éstos, cuando sin darse cuenta comen beleño (flor de la muerte o adormidera de zorra), quedan paralizados en sus cuartos traseros y pierden sus fuerzas. Y no obstante, a rastras, son capaces de llegar hasta un curso de agua donde capturan cangrejos que comen con voracidad. Esos cangrejos se convierten en el fármaco de sus males y así recobran de nuevo la salud.

El LEÓN

Cuando un león está enfermo, nada le causa mejoría. El único remedio contra la enfermedad es devorar un mono.



LOS CRETENSES Y LAS CABRAS

Los cretenses son expertos arqueros y alcanzan con sus flechas las cabras que pastan en lo alto de los montes. Pero las cabras que han sido heridas van, inmediatamente, a comer de una hierba llamada díctamo (su aceite tiene efecto purgante); tan pronto como la han probado, todas las flechas que tuvieran clavadas se caen.

LOS RATONES

Ciertamente, los ratones son los animales con mayor capacidad profética. Pues ellos son los primeros en darse cuenta de que una casa está vieja y a punto de caerse. Abandonando las ratoneras que habían ocupado hasta entonces, huyen a toda velocidad y cambian de casa.

LAS HORMIGAS.

Las hormigas, según he oído, también tienen ciertas dotes proféticas. Pues cuando se avecina un período de hambre, se muestran extraordinariamente afanosas en atesorar y en guardar para ellas los trigos y otras semillas que constituyen su alimentación.




Fuente: textos de Historias Curiosas de Claudio Eliano.

Blog: Lignum en Roma
Amazon: LIGNVM


Foto pulpo CC2 by VIA IMPERI from HISPANIA.
Foto león Mosaico Romano Villa Romana La Olmeda CC3 by Valdavia.

Comentarios