SANGRE EN EL HIELO (174-175 D.C.), Guerras Marcomanas.

La victoria sobre el Danubío helado.

Pertinax, uno de los mejores generales de Marco Aurelio, contra El rey Zantico y los demás líderes sármatas yácigos.

“A lo largo del invierno de 174-175 d.C., el mejor general de Marco Aurelio, Publio Pertinax, lideró un ejército desde Panonia en dirección al territorio de los yácigos situado por encima del Danubio. Los yácigos habían estado esperando esta ofensiva y el rey Zantico mandó una nutrida columna montada a enfrentarse a los romanos, cruzando el Danubio helado para luchar contra Pertinax en territorio romano. La batalla inicial, en unas duras condiciones invernales, se desarrolló de forma desfavorable a los yácigos. Pertinax combinó la caballería y la infantería con gran éxito, obligando a la caballería yáciga a retirarse en desorden hacia la orilla norte del Danubio.

Cuando el enemigo se dio a la fuga, Pertinax y sus legiones, llenos de ímpetu, se precipitaron a seguirles, pero al otro lado del río, los líderes germánicos consiguieron que sus jinetes volvieran a formar. Los legionarios romanos empezaron a resbalar y deslizarse por el hielo mientras avanzaban con cautela por el helado Danubio; en ese momento, los germanos reagrupados les atacaron. «Algunos de los bárbaros se lanzaron como un rayo sobre ellos, mientras que otros les rodearon a caballo para atacar sus flancos, ya que sus caballos habían sido entrenados para correr con seguridad sobre una superficie como aquella». Sin embargo, las tropas romanas «no se alarmaron, sino que formaron un cuerpo compacto y se enfrentaron a todos sus enemigos al mismo tiempo» [Dión, LXII, 7].

Las legiones de Pertinax formaron el cuadrado, también llamado «el ladrillo» y «la caja» por los romanos, una formación estándar de defensa contra un ataque de caballería que siguió siendo utilizado por la infantería para rechazar a la caballería hasta 1815 en la batalla de Waterloo. Los legionarios crearon un cuadrado de muchas filas en fondo con el fin de crear un amplio cuadrado hueco, en el que todos los soldados de infantería estarían mirando hacia fuera y la caballería, los auxiliares, los estandartes, los no combatientes y los oficiales de alto rango se situarían dentro del cuadrado.



A la orden, «la mayoría de ellos colocaron sus escudos [en el hielo] y apoyaron un pie sobre ellos, para no resbalar tanto». Cuando los jinetes yácigos se acercaban con sus lanzas, algunos de los legionarios que habían afirmado sus pies agarraron las riendas de los caballos. Otros aferraron los escudos y los astiles de las lanzas de los jinetes germánicos. A menudo, los legionarios tiraban de los caballos hasta que caían al hielo, o de los jinetes, haciendo que cayeran de sus monturas. Si un legionario perdía pie, mantenía agarrado a soponente y lo arrastraba al suelo con él. Se celebraron incontables sesiones de lucha de ese tipo sobre el hielo. En más de una ocasión, los soldados romanos emplearon los dientes como arma en esas peleas desesperadas. Según Dión, los bárbaros se encontraron abrumados por esas tácticas tan poco ortodoxas y «del nutrido ejército, pocos fueron los que escaparon» [ibíd.]. Mientras la sangre teñía el hielo de rojo carmín, la batalla sobre el Danubio acabó en una decisiva victoria de las legiones de Pertinax.”

_____

Podcast en Ivoox en el que se habla de esta batalla y la de la XII Atronadora.
   

Fuente: Legiones De Roma de Dando Collins Stephen

Foto: Legio III Cyrenaica of New England (United States) in a 1st century A.D. Creative Commons 3.0, by Caliga10's wife.
Ángel Portillo Lucas, autor de:
LIGNVM -> https://amzn.to/2BEW4RL
LIGNVM en TAPAE-> https://amzn.to/30nUWwp
LIGNVM en ROMA-> https://amzn.to/37958tL
LIGNVM eBook-> https://amzn.to/3eWw9U0
LIGNVM en TAPAE eBook -> https://amzn.to/3dNjWB6
LIGNVM en ROMA eBook-> https://amzn.to/3cFr29o


Me encontrarás en:
Página Facebook: Angel Portillo ·Lignum en Roma·
Blog: Lignum en Roma
Ivoox: Lignum en Roma.

Miembro del grupo de recreación histórica Barcino Oriens (Legio II Traiana Fortis) y Miembro de Divulgadores de la Historia.



Comentarios