LOS DIOSES DE ROMA Y CULTOS DURANTE LA MONARQUÍA.


En primer lugar encontramos los cultos domésticos que estaban basados en la creencia de la inmortalidad del alma. Estos se realizaban en el lararium, capilla doméstica. Generalmente situada en el atrium que presenta un altar cuya parte superior está perforada por un hogar, focus patrius, donde permanece siempre encendido el fuego sagrado. Otro nicho acoge pequeñas estatuas representando, entre otros, el lar familiaris, dios del hogar, y los Penates, divinidades de las provisiones de la despensa. (Lares y Penates tienen derecho a flores, incluso a sacrificios, aunque las ofrendas domésticas solían ser incruentas).
En el lararium también se realizaba el culto a los antepasados, al parecer se consideraba a los muertos como almas peligrosas y maléficas, así que era preciso llevar a cabo rituales para apaciguar sus susceptibilidades o sus rencores. En el hogar mismo, las almas son honradas bajo el nombre de Manes. Se les recuerda en el aniversario del nacimiento de los seres que representan. Se hacían ceremonias (tanto privadas como públicas) para honrar a los Manes, con conjuros para evitar a los espectros de los larvae o de los lémures

Foto 1 : lararium de Pompeya


Otros seres honrados en el altar familiar eran los genios. Cada ser vivo, desde su nacimiento hasta su muerte, está asistido por un Genio. Genius es el nombre del genio del hombre, la mujer no tiene genio propio, es Juno quien ocupa su lugar. Las hijas no pueden participar en el culto doméstico oficiado siempre por el padre de familia hasta que no están casadas.

El Estado tiene sus dioses Lares: Rómulo y Remo, y también a sus penates, Penates publici, que velan por el aprovisionamiento de Roma. El centro de los cultos es la colina capitolina.

Los romanos poseían una infinidad de voluntades divinas, numina, a las que era estrictamente indispensable atraerse en cada actividad o etapa de la vida. Por ejemplo en la agricultura, el campesino debía dirigirse a Sterculinus (el que abona el suelo), a Vervactor (primer arado), a Redarato (segundo arado), a Sator (el sembrador), a Occator (el rastrillador), la lista es interminable. Entre los numina algunos tienen más importancia que otros, porque presiden una actividad completa: así Saturno, la de sembrar; Jano, la luz; Marte, la vegetación, después la guerra, y Júpiter, el cielo y los fenómenos atmosféricos.

La primera Tríada agrupó a Júpiter, Marte y Jano, como protectores de la nación. Después se piensa que Jano fue suplantado por Quirino, identificado más tarde con Rómulo. La Triada así constituida es muy antigua. Más tarde se instaló en Roma una Tercera Tríada, la clásica, adorada en el Capitolio: Júpiter, Juno y Minerva.

Los principales dioses indigetes, o propiamente romanos, por oposición a los dioses importados posteriormente, novensides, son los siguientes:

Carmenta — diosa de las fuentes; luego, de la predicción.
Ceres — diosa de los frutos de la tierra.
Faunus — dios del ganado.
Flora — diosa de las flores.
Janus — dios de la luz; el que abre las puertas. Su templo está a la entrada del Forum y se mantiene abierto en tiempo de guerra.
Juno — diosa del matrimonio.
Júpiter — dios del cielo y del trueno; es el que se toma como testimonio en un juramento.
Líber — dios de la viña.
Marte — dios de la vegetación; luego, de la guerra.
Minerva — diosa de la guerra, inteligencia y estrategia.
Pales — dios, después diosa de los pastos y de los pastores.
Pomona — diosa de los frutos y de los árboles.
Quirinus — confundido con Marte, más tarde con Rómulo.
Saturnus — dios de la siembra y de los cultivos.
Tellus o Terra Mater — diosa de la Tierra o de las mieses.
Vertumnus — dios de las estaciones y del comercio.
Vesta — diosa del hogar.
Al parecer por mediación de los etruscos se produce una asimilación de ciertas divinidades romanas con los dioses griegos. Esta asimilación irá creciendo bajo la República.

Foto 2: Diosa Ceres o Demeter


Fuente: Guia de la Antigua Roma (Georges Hacquard) y Diccionario de la religión romana (José Contreras Valverde, Gracia Ramos Acebes e Inés Rico Rico).

Foto 1: A Lararium in the House of Menander, Pompeii; CC2 by Carole Raddato.
Foto 2: Demeter Museo Nacional Romano, dominio púbico.

Blog: Lignum en Roma
Amazon: LIGNVM
YouTube: Ángel Portillo Lucas.

Comentarios