DEFIXIONUM TABELLAE (TABLILLAS MÁGICAS DE MALDICIÓN).



Las tablillas mágicas conocidas habitualmente como defixiones son textos de carácter mágico, cuyo soporte es siempre el plomo y cuyo contenido es generalmente una maldición o una atadura. Obedecen al deseo de perjudicar, causar la muerte o cambiar la voluntad de la víctima. Enclavándose, por tanto, en el contexto de la magia negra.

La utilización del plomo, aparte de que es fácil de trabajar y obtener, está cargada de simbolismo, ofrece: frialdad, pesadez y esterilidad. Lo que lo hace sumamente adecuado para la maldición. Se le considera por estas cualidades regido por Saturno, en antigua astrología el planeta maléfico por excelencia. Además, por su color gris está vinculado con la muerte. Estaba recomendado, en láminas, como material de escritura para encantamientos y defixiones.

Tablette de défixion d'Eyguières, dominio público.


Ejemplo de maldiciones o ataduras amorosas.

En esta una mujer pugna por el amor de otra:
(SGD 151, Hermúpolis Magna, S.III –II d.C.)

«Atraedme a Gorgonia, a la que parió Nilogenia, atraédmela, torturad su cuerpo noche y día, sometedla hasta que abandone todo lugar y toda casa por el amor de Sofía, a quien parió Isara, que se entregue a ella como esclava

Un ejemplo modélico de atadura amorosa es este:
(SGD 152, Antinoópolis, S. III-IV d.C.)

«( ...) haz una atadura mágica a Ptolemaide, a la que parió Ayade, la hija de Orígenes, para que no pueda tener relaciones sexuales, ni por delante ni por detrás, que no pueda obtener placer con otro hombre sino sólo conmigo, Sarapamón, a quien parió Area; no le permitas comer ni beber, ni obtener placer, ni salir, ni conciliar el sueño apartada de mí, Sarapamón, a quien parió Area (...). Arrástrala por los cabellos, por las entrañas, hasta que no se separe de mí, Sarapamón, a quien parió Area, y yo posea a Ptolemaide, a quien parió Ayade, la hija de Orígenes, sometida a mí para todo el tiempo de mi vida, amándome, enamorada de mí y revelándome lo que tiene in mente.»

En este caso se busca el fallecimiento de la víctima:
(DT 50, Atica)

«Hermes Retenedor y Perséfone, retened de Mirrina, la mujer de Hagnoteo de El Pireo, el cuerpo y el alma, la lengua, los pies, y las voluntades, hasta que descienda al Hades consumida.»

Las hay incluso deportivas:
DT 234, Cartago, S III-II d.C.

«( ...) derríbalos de sus carros y hazles volcar para que se caigan y sean arrastrados por todo el hipódromo junto con los caballos que conducen (...) con daño para su cuerpo.»


Estas tablillas de maldición eran depositadas, una vez escritas con el nombre de la víctima, realizando el ritual preciso en tumbas, y no de unos muertos cualesquiera, sino de muertos prematuros o muertos violentamente. A quienes se suponía deseosos de vengarse en los vivos por su prematura e injusta muerte. Estas almas atormentadas serán, junto a las divinidades subterráneas, las encargadas de provocar «la enfermedad, la ruptura o la muerte».

El hecho de depositar la lámina en estas tumbas no es, en modo alguno gratuito, como no lo es nada en magia, sino que, por la ley mágica de la asociación, revela el deseo del autor de arrastrar a su víctima hacia la tumba, y por consiguiente, hacia la muerte.
_____


Fuente: La finalidad de las tablillas mágicas de maldición (defixiones) de Amor López Jimeno.

Ángel Portillo autor de:
LIGNVM (en Amazon).
LIGNVM ebook (en Amazon)
LIGNVM en Tapae (en Amazon).
LIGNVM en TAPAE ebook (En Amazon).

Me encontrarás en:
Página Facebook: Angel Portillo ·Lignum en Roma·
Blog: Lignum en Roma
Ivoox: Lignum en Roma.

Miembro del grupo de recreación historica Barcino Oriens (Legio II Traiana Fortis) y Miembro de Divulgadores de la Historia.




Comentarios