LAS TROPAS AUXILIARES DE LAS LEGIONES ROMANAS.


Las cohortes auxiliares regulares nacen por una necesidad táctica. Era evidente que las Legiones alto imperiales formadas exclusivamente por infantería pesada precisaba del apoyo de otros cuerpos, tanto de caballería como de infantería. Tras la reformas de Mario aparecen ya cuerpos irregulares de caballería que reciben el nombre de auxilia. Sin embargo estos eran disueltos al finalizar cada una de las campañas. La importancia de estos auxilia era vital pues en esa época en las legiones regulares se cree que había un contingente de solo 120 jinetes. Siendo estos insuficientes para evitar cualquier ataque por los flancos. Estas unidades convivieron un tiempo con Alae Sociorum (Las ciudades “socias” de Roma prestaban sus hombres para formar unidades que acompañaban a las legiones en las campañas bélicas)


Foto 1

En la segunda década del siglo I a.C. desaparecieron los ejércitos de los socios aliados y ese fue el impulso definitivo de los auxiliares. Aparecieron entonces cuerpos de infantería ligera, arqueros, honderos y caballería. No en pocas ocasiones con levas forzadas entre los diferentes pueblos del Mediterráneo. Fue el mismísimo Julio César quien sentó las líneas de lo que luego serían los auxiliares imperiales al reclutar entre galos y germanos unidades de caballería. El tema de la infantería auxiliar parece ser más bien organizado por Augusto. Estas pequeñas unidades acostumbraban a acompañar a cada legión ejerciendo una función auxiliar, en todos los sentidos posibles e imaginables. Aunque también podían actuar por si solas como cuerpo principal en cualquier operación. Los hombres que formaban estas unidades no eran ciudadanos romanos y tenían la opción de serlo una vez acabado el servicio. Los auxiliares se licenciaban con honores tras 25 años. Éstas unidades estarían comandadas por tribunos o prefectos todos de rango ecuestre, en todo caso se cree que todos los oficiales, a diferencia de la tropa, eran ciudadanos romanos.

Existían tres tipos básicos de unidades, las que se relacionaban con la infantería, las que lo hacían con la caballería y las mixtas, que recibían el nombre de cohors, alae o cohortes equitatae, respectivamente:

* Las Cohortes de infantería simulaban a las de los legionarios con 6 centurias de 80 hombres cada una. Existían también diferentes tipos de tropas especializadas como arqueros, honderos, exploradores, etc.

* De las alae, las miliariae estarían formadas por 24 turmae de 30 hombres, a los que hay que sumar un decurión y un portaestandarte, en total, 32, y las quinquinariae por dieciséis turmae, con cifras totales de 768 y 512 equites.

* Las cohortes equitatae estaban formadas por un núcleo fuerte de infantería y un pequeño destacamento de caballería. Podían ser quinquinariae o miliariae, es decir, de quinientos o mil hombres. Las cohortes quinquinariae estarían formadas por 6 centurias de 80 hombres, cada una a cargo de un centurión, y la miliariae por 10, lo que nos arroja unas cifras de 480 y 800 hombres de infantería. En cuanto a la caballería la primera disponía de unos 120 jinetes y la segunda de 240.


Foto 2

Mencionar la singularidad de las cohortes Civium Romanorum, igualmente auxiliares, pero compuestas por ciudadanos romanos, libertos que no podían enrolarse en las legiones y que se habrían reclutado en situaciones de emergencia., estarían bajo el mando de un tribuno.


Fuente: Historia De Las Legiones Romanas de David Mata.

Foto 1: Auxilia Germania, Wolfgang Sauber cc3.
Foto 2: Auxiliares, Columna trajana, CristianChirita cc3.


Ángel Portillo Lucas, autor de:
LIGNVM -> https://amzn.to/2BEW4RL
LIGNVM en TAPAE-> https://amzn.to/30nUWwp
LIGNVM en ROMA-> https://amzn.to/37958tL
LIGNVM eBook-> https://amzn.to/3eWw9U0
LIGNVM en TAPAE eBook -> https://amzn.to/3dNjWB6
LIGNVM en ROMA eBook-> https://amzn.to/3cFr29o

Me encontrarás en:
Página Facebook: Angel Portillo ·Lignum en Roma·
Blog: Lignum en Roma
Ivoox: Lignum en Roma.

Miembro del grupo de recreación histórica Barcino Oriens (Legio II Traiana Fortis) y Miembro de Divulgadores de la Historia.






Comentarios