Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2019

VIDA EN LA ANTIGUA ROMA: COMIDAS Y ALIMENTACIÓN, FRUTAS Y PRODUCTOS DE LA HUERTA.

Imagen
“La base de los pueblos poco civilizados siempre han sido los frutos silvestres, las nueces y la carne, y así fue para los pastores que establecieron los cimientos de Roma. La propia palabra pecunia (pecus, rebaño o ganado) muestra que la primera fuente de riqueza eran los rebaños de animales domésticos. Pero otras palabras indican con la misma claridad que la agricultura fue conocida por los romanos desde tiempos antiguos: los nombres Fabius, Cicero, Piso, Caepio no son menos antiguos que Porcius, Asinius, Vitellius u Ovidius (1) . (1) Los nombres se relacionan respectivamente con faba, «haba», cicer, «garbanzo», pistor, «molinero», caepe, «cebolla», porcus, «cerdo», asinus, «asno», vitellus, «becerro» y ovis, «oveja». Cicerón pone en boca de Catón el Viejo la afirmación de que para el granjero la huerta era un segundo suministro de carne, pero mucho antes de la época de Catón la carne había dejado de ser el principal artículo de alimentación. Los cereales, la uva y las acei

VIDA COTIDIANA: DEL CULTO FÁLICO A PRIAPO A LA BURLA ERÓTICA (PRIAPEOS).

Imagen
En la antigüedad el culto al falo tenía base religiosa. Los genitales masculinos eran símbolo de la naturaleza creadora y eran tratados con veneración tal como se hacía con otras fuerzas misteriosas de la creación. Al mismo tiempo miniaturas de falos o dibujos se usaban como amuletos de carácter defensivo hacia lo sobrenatural o mágico para librar al hombre de todo mal divino o humano. Dentro del culto fálico ocupaba un lugar privilegiado la figura de una divinidad agraria llamada Príapo. Se le solía representar con un descomunal falo, su atributo y característica principal. Como dios de la fertilidad tenía, además de su gran miembro, los frutos del campo, que llevaba generalmente en los pliegues del vestido. La hoz le pertenecía como dios agrario, pero también le servía para espantar a los ladrones y a los pájaros. De acuerdo con este carácter agrario este era venerado normalmente al aire libre sobre piedras o columnas en jardines, bosques o viñedos. Foto 1 Según el m

VIDA CORRIENTE: LIBER PATER, LAS LIBERARIAS Y LA MAYORÍA DE EDAD PARA UN ROMANO.

Imagen
Liber (o Liber Pater): era una antigua divinidad itálica de la fecundidad. En las liberarias , se paseaba un enorme falo por la ciudad. Este personificaba la fuerza masculina de la procreación o lo que es lo mismo: la fertilidad. En estas fiestas se paseaba en procesión por las calles de Roma la imagen de un falo de piedra o metal y se instalaba en el Foro. Allí acudían las matronas y depositaban coronas de flores para que favoreciera a sus esposos. Se le atribuía, al falo, la protección contra el mal de ojo, por lo que era uno de los amuletos más comunes. Asimismo, en el desfile del triunfo se colocaba la imagen de un falo en el carro del triunfador para evitar todo posible encantamiento. Foto 1   En el templo de Liber en Roma, situado cerca del Foro Boario, había representaciones de los órganos masculinos y femeninos, que simbolizaban, respectivamente, a Liber y Libera. También era uno de los dioses que formaban la Triada Aventina (o de los plebeyos), Ceres, Liber, y Liber

VIDA COTIDIANA: MUJERES QUE EJERCIERON LA DEFENSA ANTE EL PRETOR.

Imagen
Utilizando las palabras de Valerio Máximo: «Tampoco conviene pasar por alto a aquellas mujeres a las que, ni la condición de su sexo, ni el reparo de llevar ropas femeninas, pudieron impedirles hablar en el foro y en los juicios.». No olvidemos que las mujeres romanas vivían en un mundo gobernado por los hombres y por la imagen que ellos tenían de ellas. Para un romano el papel de la mujer era ocuparse de sus hijos, de su esposo y de su casa. Las actividades se dividían en dos esferas; una fuera del hogar y otra dentro de él; lo que podríamos denominar esfera pública y privada. El papel de la mujer en lo referente a los asuntos públicos era segundario y a veces inexistente. Desde su punto de vista la mujer era inferior tanto física como mentalmente en todos los aspectos posibles de la vida. Por fortuna nos encontramos lejos de esos ideales y nos dirigimos con esfuerzo a la equidad. Foto 1 El primer caso es el de Mesia de Sentino (la ciudad de Sentino se encontraba en Umbría,

INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS IV. VIDA CORRIENTE EN LA ANTIGUA ROMA.

Imagen
Un enfermo soñó que entraba en el templo de Júpiter e interrogaba al dios con estas palabras: «¿Mejoraré? ¿Viviré?». Júpiter no le respondió de palabra, pero hizo una señal afirmativa con la cabeza. Al día siguiente el hombre murió. Interpretación: En realidad, la divinidad, al asentir, había mirado hacia la tierra. ____ Un individuo soñó que le daba de comer a su miembro viril pan y queso como si se tratase de un animal de compañía. Tuvo una muerte terrible. Interpretación: cuando debía llevar el alimento a la boca, él lo hacía al pene, de forma que se podía interpretar que no tenía rostro ni boca. ____ Foto 1 Una mujer soñó que de su pecho nacían unas espigas de trigo y que éstas, doblándose, penetraban en su vagina. Por una serie de circunstancias, ella tuvo relaciones carnales con su propio hijo, ignorando su identidad. Posteriormente se suicidó y murió de forma miserable. Interpretación: las espigas simbolizaban al hijo, el hecho de que entrasen en su naturaleza

VIDA CORRIENTE: DIOSES NUPCIALES Y MATRIMONIO.

Imagen
Hace dos mil años el ancestral deseo de tener hijos con el fin de perpetuarse, formar una familia y la necesidad de una pareja de aumentar las probabilidades de supervivencia empujaba a hombres y mujeres al matrimonio. En el mundo romano la mujer estaba prácticamente siempre bajo el control de un hombre: antes del matrimonio, bajo el de su padre, y después del mismo, normalmente la mujer se trasladaba a vivir a casa del marido. Si bien el amor podía formar parte del matrimonio, este no era parte esencial de dicha relación y, normalmente, ni siquiera formaba parte de ella. De la mujer se esperaba no sólo respetar unos valores, sino que también ha de enseñar a hacerlo a jóvenes y niñas. Las mujeres de más edad tenían que enseñar a las jóvenes a comportarse de manera correcta, concretamente a amar a sus maridos e hijos, ser castas, sensatas, caseras, amables y sumisas con sus esposos. El matrimonio, el sexo y la reproducción eran temas muy importantes para los hombres y mujeres de entonc