Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2019

“CENTO NUPTIALIS” DE AUSONIO DÉCIMO MAGNO.

Imagen
El Cento nuptialis es, sin duda, una de las obras más nombradas de Ausonio. Según el propio autor cualquier lector puede sonrojarse por la crudeza y la desvergüenza: «Así pues, a quién no le guste nuestro juego, que no lo lea, y si lo ha leído, que lo olvide, y si no lo olvida, que lo perdone. Al fin y al cabo es la historia de una boda y, quiera o no quiera, estas solemnidades no son de otra manera». Esto lo decía sobre todo por el final de estos textos (entrada en la habitación y desfloración), al parecer poco conveniente para los jóvenes bien educados de la época. Dibujo mujer, dominio público portal Pixbay. Hay que tener en cuenta que está escrita con los ojos de un poeta de esa época. Aquí os dejo unos fragmentos de esta obra: LA CENA NUPCIAL El día ansiado había llegado y al digno casamiento madres y hombres, jóvenes a los ojos de sus padres vienen y se tienden sobre lecho de púrpura. Dan los criados agua a las manos y cargan en cestos los dones de la amasada Ceres y de

DAMNATIO MEMORIAE (o condena de la memoria).

Imagen
Damnatio memoriae : nombre moderno para la condena oficial por parte del Senado de la memoria de un emperador romano. Es lo opuesto a la apoteosis, lo que significa que se cree que un emperador fallecido ha ascendido al cielo. Retrato de Augusto, dominio público. La decisión sobre los actos de un reinado se hacía tras la muerte del emperador, cuando el Senado se reunía y decidía si el gobernante se había convertido en un dios y merecía culto público (una práctica que se introdujo en Roma después de la muerte de Julio César). Si no había dudas sobre la sucesión, la apoteosis era evidente. Cuando Adriano murió en 138 d.C. y el Senado pareció dudar, su sucesor, Antonino Pío, se aseguró de que el muerto fuera reconocido como un dios. En otras ocasiones, sin embargo, el debate fue más serio. En 54 d.C.. Nerón tuvo algunas dificultades para obtener la deificación de su padrastro, Claudio, aunque al final lo consiguió. Domiciano. Tras un reinado que se consideró malo, fue conden

El FUNERAL DE AUGUSTO, SEGÚN SUETONIO.

Imagen
«Murió en la misma habitación que su padre Octavio, bajo el consulado de Sexto Pompeyo y de Sexto Apuleyo, el 14 de las calendas de septiembre (19 de agosto), en la novena hora del día, a los setenta y seis años menos treinta y cinco días. Trasladaron su cuerpo de Nola a Bobilas, llevándole los decuriones de los municipios y de las colonias y viajando de noche a causa de la estación. En Bobilas fue entregado a los caballeros, que lo condujeron a Roma, depositándolo en el vestíbulo de su casa. El Senado quiso honrar su memoria, celebrando sus funerales con pompa extraordinaria; presentáronse al objeto numerosas proposiciones: unos querían que el cortejo pasara por el arco de triunfo, precedido por la estatua de la Victoria que está en el Senado, y por los jóvenes nobles de ambos sexos cantando himnos fúnebres; otros, que en día de las exequias se llevasen anillos de hierro, en vez de anillos de oro; proponían algunos que se encargase de recoger sus huesos a los sacerdotes de los coleg

MARTE (Mars)

Imagen
Ven aquí, Marte guerrero, deja un poco el escudo y la lanza, y suelta tu pelo brillante del casco. Quizá tú mismo preguntes qué tienen en común Marte y el poeta: el mes que voy a contar ahora lleva tu nombre. Tú mismo ves que las manos de Minerva promueven guerras encarnizadas. ¿Acaso por ello se desocupa de las artes nobles? A imitación de Minerva, toma ocasión de dejar la lanza: hallarás qué hacer sin armas. (FASTOS de OVIDIO, Libro III). Marte, dios de la guerra venerado prácticamente por todos los pueblos de la Italia central. Era conocido bajo diversos nombres: Mauors, Marmor, Mamers, etc. Varios de los pueblos que rodeaban a Roma tomaron de él sus nombres, recordemos algunos de ellos: marsos, al este; marrucinos, al parecer de origen sabino y emparentados con estos, y los mamertinos, originarios de la región en donde hoy está Nápoles. Su culto en Roma era atendido por uno de los tres flamines mayores, en este caso por el Flamen Marcial. Se le dedicaba el mes de marzo. Era un

LA SAL, SU PROCEDENCIA Y UTILIDAD, SEGÚN PLINIO EL VIEJO.

Imagen
¿La sal nace o se hace?, se pregunta Plinio el Viejo en su libro XXXI de su Historia Natural, su respuesta es que ambas cosas. La sal se produce a partir de una de estas dos causas: de la condensación o la desecación del líquido. FOTO 1 El agua en el lago de Tarentino (sur de Italia), se seca en el verano por el sol y toda su agua se hace sal, es muy poco profundo pues no pasa de la rodilla. Lo mismo ocurre en Sicilia, un lago llamado Cocanico, y otro vecino en Gela. En ambos lagos, sólo los bordes se secan, como en Frigia. En Aspendo el secado es más amplio y se extiende a la parte central de la marisma (Frigia en la Capadocia y Aspendo en Lycia, en la actual Turquía).Todavía hay algo más maravilloso en este último, y es que, tanta sal recoges durante el día, como reaparece por la noche. Todo este tipo de sal es en grano, y no está formada en terrones. El agua de mar produce espontáneamente sal entre la tierra y las rocas. Se condensa como si fuera rocío, y esta, cuando es

CARTAS ENTRE PLINIO EL JOVEN Y ULPIO TRAJANO.

Imagen
En primer lugar dos cartas. En la primera, Plinio el Joven (o Gayo Plinio Cecilio Segundo) felicita a Marco Ulpio Trajano por el ascenso al trono. Recordemos que entre la adopción de Ulpio Trajano como hijo y heredero de Coceyo Nerva no pasaron más de cuatro meses. En la segunda, lo felicita por su victoria en las guerras de la Dacia. No se tiene muy claro si esta fue escrita en el 102 d.C., final de la primera parte del conflicto, o en el año 106 d.C., cese definitivo de las hostilidades y rendición total de la Dacia. Foto 1 «A causa de tu amor filial, venerabilísimo emperador, hubieses deseado suceder a tu padre lo más tarde posible, pero los dioses inmortales se han apresurado a aplicar tus virtudes al gobierno del Estado, que has asumido. Suplico, pues, a los dioses que todas las cosas sean propicias para ti y por tu mediación para el género humano, esto es, como tu época se merece. Deseo, excelente emperador, no solo como particular sino también por interés del Esta