MEDICINA EN EL EJÉRCITO ROMANO

El Imperio Romano tenía uno de los ejércitos mejor entrenados y triunfales del mundo antiguo, pero los legionarios no solo eran necesarios para conquistar nuevas tierras y defender el territorio, sino que también se ocupaban de mantener el orden, construir calzadas, acueductos y ciudades. Dicho de otro modo: eran mano de obra cualificada. Por todo ello era vital mantener a las tropas tan en forma y saludables como fuera posible, y que tanto los heridos como los enfermos recibieran cuidados en razón a la escasez de buenos reclutas. Un legionario estaba en servicio 20 años, esa experiencia tenía que ser optimizada. Según estos condicionantes, el Imperio Romano dependía de la disponibilidad de tropas sanas y por ello cada fortaleza militar tenía un equipo médico permanente.

Wiki Creative Commons 4.0 by Rabax63


Se atribuye a Augusto la creación de un cuerpo médico, le otorgó los medicii un estatus especial, y los elevó al rango de ecuestre. También los liberó de muchos impuestos para que el servicio en el ejército fuera atrayente.


Desde los inicios del Principado se diseñaron sofisticados hospitales permanentes, valetudinaria, con salas especializadas para diferentes tareas, y con aislamiento de algunos pacientes para reducir la propagación de enfermedades, algunos con calefacción central y buena ventilación. De hecho los mejores hospitales que existían en el mundo romano fueron los del ejército en los castra de las zonas fronterizas.

Según Flavio Vegecio Renato la máxima responsabilidad de la salud de los hombres era de los oficiales. Estos y los médicos estuvieron altamente motivados para intentar disminuir la gran cantidad de bajas sufridas por las tropas en el curso de tantas batallas y enfermedades.


En cuanto a traumatología está claro que eran los médicos en tiempo de guerra los que llegaron a la mayoría de las innovaciones, porque estuvieron organizados, repartidos por todo el Imperio y se aplicaron para captar y difundir cualquier información o técnica nueva que funcionase bien. Se podría afirmar que los soldados romanos recibieron una atención médica superior a la que podía imaginar cualquier ejército de la antigüedad.

El cuerpo médico estaba totalmente integrado en la estructura militar. Decir que hubo varios rangos asociados con el cuerpo médico y las reformas militares también afectaron a esta parte del ejército, de tal manera que se desconoce exactamente la diferencia exacta entre todos ellos. Comparar fuentes de diferentes épocas y generalizar puede llevarnos a error. En teoría todos los miembros del cuerpo recibían entrenamiento médico militar formalizado. Algunos de estos rangos incluyen:


Milites medicii: Soldados de menor rango con habilidades médicas especiales que los hicieron inmunes del trabajo manual que los otros legionarios tenían que hacer.


Optio valetudinarii: No tenía que ser médico, el administrador de las instalaciones y la intendencia del hospital.


Capsarii: Médicos de campo o paramédicos. Llamados así por los capsae de vendajes que llevaban. El capsarius era el encargado de preparar y llevar la bolsa (la capsa es una caja redonda que contiene vendajes y apósitos), donde se guardaba el instrumental médico y los ungüentos que se utilizaban en el campo de batalla, Justo detrás de las primeras líneas en acción. Tras aplicar los primeros auxilios, se transportaba al herido al hospital de campaña. Cada legión disponía para ello de una unidad especial compuesta de carros, caballos y camilleros. Esto buscaba dos objetivos: el primero, evacuar al herido de gravedad rápidamente con los primeros cuidados, y el segundo, asistir al herido leve, se trataba básicamente de curar rápidamente a los heridos menos graves, para que volvieran al campo de batalla lo antes posible.


El seplasiarius: Un hombre responsable de suministrar ungüentos para la curación de heridas.


El medicus sesquiplicarius: Médico de una legión entera.


Medicus ordinarius: Médico de una cohorte legionaria. Era un médico especializado, con el rango de centurión, aunque con responsabilidades exclusivamente médicas. Además del encargado de los Capsarii de su unidad.


Medicus duplicarius: En alaes o cohortes auxiliares. Probablemente un rango medio entre medicus y el optio.

Instrumental capsarii, grupo de recreación Barcino Oriens

Entre las funciones del cuerpo médico militar no solo estaba la atención a los soldados heridos en la batalla, sino también la prevención y el control y el tratamiento de enfermedades infecciosas, una fuente importante de víctimas. Así pues, estos también se centraron en cuestiones como la dieta, salubridad de las aguas, ejercicio e higiene.

Las actividades quirúrgicas sólo las realizaban los correspondientes especialistas. El material de un médico militar incluiría forceps, escalpelos, catéteres, e incluso, extractores de flechas. Los cirujanos empleaban un amplio espectro de analgésicos y sedantes para ayudar en la cirugía, incluyendo extractos de amapolas de opio (morfina), y semillas de henbane (escopolamina). Podían tratar llagas y heridas con ungüentos y pociones, y prepararían medicaciones diversas con plantas y especias. También llevarían a cabo cirugía elemental, aunque, en ausencia efectiva de anestésicos, algunos morían a consecuencia del shock y el dolor. La imperfección de los antisépticos de la época implicaba que, a veces, infecciones postquirúrgicas y gangrena consecutiva, en algunos casos, podían acabar en amputación o en algo peor, la muerte.


Aunque los romanos no entendían realmente la relación de los gérmenes con las enfermedades, empleaban muchas de las técnicas antisépticas: hervían el instrumental antes de usarlo, no re empleaban el mismo instrumento en un paciente sin antes rehervirlo y lavaban las heridas con acetum (vinagre).


Los cirujanos sabían cómo usar los torniquetes y las ligaduras para parar la pérdida de sangre, pues conocían que las arterias y las venas transportaban sangre. El conocimiento de los médicos romanos del sistema circulatorio permitió otras innovaciones médicas, como el torniquete hemostático para detener la pérdida masiva de sangre; y la grapa quirúrgica para suturar arterias.

Fueron capaces de desarrollar sus habilidades en el campo de batalla, tratando a soldados heridos y enfermos, y se beneficiaron de los nuevos tratamientos y medicamentos aportados a medida que más y más pueblos y culturas fueron conquistados por el Imperio.

Para saber más:
Técnicas médicas romanas de Gladiatrix en la Arena.
Herramienta de cirugía ocular de Atenea Nike


 ______

 FUENTES.

Tratado de agricultura de  Rutilio Tauro Emiliano Paladio.

Legio XIIII Capsarius/Medicus Equipme Built by Joseph Biggie.

Collective Care of Soldiers and Slaves: Roman Valetudinaria (academia.edu).

La cirugía en el imperio romano. Luis Monteagudo García.

Re Militari de Flavio Vegecio Renato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nociones sobre la visión del Sexo de las mujeres romanas en el matrimonio.

INVOCACIÓN A LA DIOSA VENUS.