Una taberna de la colina del Viminal.


“Hecha la aclaración, me marché por fin a la taberna del Viminal. Bajé de la colina y casi sin pisar el foro Imperial busqué las Fauces Suburae. Acababa de estar en la plaza Capitolina entre patricios y ecuestres, y ahora pisaba las Fauces, donde vivían las personas del escalafón inferior de Roma, gente maleducada que derrochaba agresividad y se revolcaba entre la mugre pestilente de orines y excrementos. Para cualquiera que no fuera de la ciudad era mejor no abandonar la Subura Maior, la vía principal del lujoso barrio. Enfilé la calle hasta encontrar el cruce con la calle Patricius. Mi destino quedaba cerca, en una bocacalle al poco de ascender por la cuesta.

Los clientes de la taberna eran todos de pocos recursos. Había braceros sin trabajo, libertos e incluso esclavos. No se cambiaban de ropa habitualmente; no les gustaba mucho asearse, y mucho menos bañarse. La taberna no era muy grande; solo tenía, como la mayoría, una puerta al exterior y una ventana encima, por lo que en su interior se mezclaban los aromas de la distinguida clientela. Lo extraño es que la nariz se hace a todo. 

La oferta no era muy variada: pan, queso, aceitunas, piezas de fruta de temporada y pescado frito. También vino de baja calidad y alta graduación, vino con miel y posca. Los precios eran asequibles, por lo que estaba casi siempre llena. El liberto que atendía el local preparaba una variedad de posca en ese momento. Mezcló el vino agrio con vinagre, un poco de miel y coriandro, puso el brebaje a cocer y lo dejó enfriar para servirlo luego a los selectos clientes, entre los que me encontraba.

El local estaba dividido en dos espacios, separados estos por un gran arco. En la primera zona, la más grande, que quedaba más cerca de la entrada, había mesas con cuatro pequeños taburetes de asiento redondo. El paso a la zona interior estaba limitado por un mostrador con dos grandes recipientes circulares de terracota cubiertos con tapas de madera para conservar así su contenido. No sé qué podrían guardar dentro. Se ofrecía comida no elaborada que no requería tal conservación. A izquierda, estaba el horno para hacer el pan. Al fondo, había una estantería con tres niveles para poner las ánforas que contenían la bebida que se servía en el lujoso establecimiento. A la derecha, compartían espacio otra mesa y el acceso a la planta superior, donde sin duda viviría el liberto tabernero. Las paredes laterales estaban repletas de estantes en los que se distribuían, sin ningún orden aparente, utensilios, vasos, platos, pequeños tarros y variadas bandejas de quesos y pan. En la zona central, en el suelo, estaba el hornillo en el que se preparaba la posca.

Mi preferencia por esta taberna se debía a que muchos de los hombres que se dedicaban a los transportes vivían en las proximidades, en las colinas del Viminal y del Esquilino. Muchos eran miembros de la corporación de transportistas de padre y controlaban con exclusividad varias puertas como la Esquilina, la Viminalis, la Collina, la Querquetulana, la Quirinalis y la Salutaris. No pocas veces había encontrado trabajos hablando con los asiduos a este local.”

Fuente: LIGNVM de Ángel Portillo.

Página FaceBook: Ángel Portillo Lucas.


Foto: Interior of an Ancient Roman bar, Ostia Antica, Creative Commons 2,5 Marie-Lan Nguyen


Comentarios

Entradas populares de este blog

MEDICINA EN EL EJÉRCITO ROMANO

Nociones sobre la visión del Sexo de las mujeres romanas en el matrimonio.

La puella romana, criada para el matrimonio.