VIDA COTIDIANA: SOBRE LA MAGIA Y EL MAL DE OJO EN LA ANTIGUA ROMA.



La magia es un conjunto de prácticas cuya finalidad es conseguir algo extraordinario o sobrenatural. Según dice Julio Caro Baroja (Las brujas y su mundo), sobre este concepto: “las acciones que son respuesta a la sensación de desesperanza que tiene el hombre”. 

En el mundo de la Antigua Roma se podían distinguir dos tipos de magia: la benigna o teurgia y la maligna, hechicería o goetia

La teurgia requería de un conocimiento mayor, ya que se hallaba estrechamente ligada a las religiones mistéricas o dicho de otro modo toda religión cuya doctrina no se establece de forma racional o a través de la palabra sino completamente a través de la experiencia y de la actividad ritual. Este tipo de magia no era perseguida por el Estado ni estaba mal considerada socialmente dado que buscaba y, supuestamente, lograba beneficios para la comunidad, además de que no alteraba ni la mos maiorum ni la pax deorum. Era consentida pues en principio pretendía también el conjunto de preceptos que un romano que respetase la tradición debía seguir (“la costumbre de los ancestros”), además de cumplir con la base de toda la religión romana: el pacto entre dioses y hombres para preservar la armonía y beneficiarse mutuamente. Esta magia era practicada normalmente por magi o magos, siempre hombres. 

La goetia, por el contrario, era un tipo de magia perseguida y castigada puesto que sus conocimientos y prácticas nigrománticas se orientaban al beneficio individual o, aún peor, al perjuicio de otros. Supuestamente era practicada por las sagae o hechiceras, cuyo rastro sólo nos llega a través de la literatura androcéntrica y misógina. En ésta se les presenta, en contraposición a los magus, como mujeres de aspecto desagradable cuyo objetivo es someter a los hombres a sus oscuras voluntades. Realmente tanto mujeres como hombres consumían y llevaban a cabo este tipo de magia, con diferencias en el rito según el sexo. Por supuesto, al tratarse de magia negra, estas prácticas estaban penalizadas. Este tipo de magia, la goetia, incluye las maldiciones o defixiones. Las tabellae defixionum son una herramienta necesaria en el estudio de la magia en la Antigüedad. Ya se daban desde época griega y continuaron en época romana. Son piezas de metal de poco grosor utilizadas con fines sobrenaturales y para someter a alguien a la voluntad del quien hace uso de ella. Su función oscilaba desde la petición de reposo para seres queridos que habían vivido una mors immatura (niños, mujeres en el parto o jóvenes no desposados) hasta hechizos y conjuros para conseguir el amor de un tercero. Sin embargo, su función principal era la de maldecir. 

Ejemplo de tabella defixionum, seguramente de un auriga perteneciente a la facción roja o la azul o un seguidor de la misma, recurre a la ayuda de un demonio para eliminar a los aurigas y a los caballos de las facciones rivales: 

Maldición romana Hadrumetum, Tunez, Dominio público.


"Te conjuro, demonio, quienquiera que seas, y te pido que desde esta hora, desde este día, desde este momento, a los caballos de los Verdes y de los Blancos, tortures y mates y hagas chocar a los aurigas Claro, Félix, Prímulo y Romano y (los) mates, y ni el espíritu de ellos dejes; te conjuro a través de éste que te desligó para siempre, el dios del mar y del cielo" 

En cuanto al concepto del mal de ojo, en la Antigua Roma, se percibía como algo habitual integrado en su día a día. Es un tipo de maldición que provoca daño sólo con la mirada, incluso de forma involuntaria, sin necesidad de la intermediación de las divinidades aun siendo una manifestación sobrenatural. Si bien algunos seres míticos aojaban, como las gorgonas (arcaicos monstruos femeninos, se decía que había tres: Medusa, Esteno y Euríale), todo tipo de personas podía hacerlo sin ser profesionales de la nigromancia, aunque la conjura era una de las funciones propias de los nigromantes. 

El mal de ojo tiene elementos en su definición que lo hacen muy particular y que han dificultado su clasificación. ¿Se trata de magia o de superstición, o es una nueva categoría? Hoy en día la superstición tiene un matiz peyorativo, dejando en inferioridad intelectual al supersticioso. Por otro lado, la palabra superstición tiene su origen en la palabra superstitio que se traduce como adivinación. Durante muchos años el mal de ojo ha estado considerado como parte de la magia. Es comprensible porque comparte con ella su índole sobrenatural, sin embargo, no tiene rituales propios ni requiere de intervención divina o especialistas. Actualmente el mal de ojo, en la época romana, se considera como expresión de religiosidad o como categoría independiente en sí misma. Ambas interpretaciones continúan siendo debatidas. 

Así como todo el mundo podía aojar, todo el mundo podía resultar aojado. Los individuos más sensibles a este tipo de hechizo eran los recién nacidos, las madres que acaban de dar a luz, los niños y las personas con belleza o éxito, independientemente del estatus social. 

Aquellos que podían resultar víctimas de este maleficio buscaban distraer la mirada del aojador mediante gestos u objetos a los que atribuían el poder de alejar el mal. Estos objetos eran muy variados dependiendo del poseedor y del lugar en el que se colocasen para tener efectividad. Los más utilizados eran los mosaicos, las lucernas y los amuletos, entre otros. 

Por último no podemos olvidar uno de los aspectos más curiosos utilizados, en época romana, como protección contra el mal de ojo: la sexualidad. Ésta se expresaba mediante gestos profálicos como la mano fica (mano derecha cerrada en un puño con el pulgar entre el dedo índice y el corazón). También abundaban las representaciones del acto coital en las lucernas (lámparas de aceite), y las representaciones fálicas visibles en mosaicos, pinturas murales, relieves arquitectónicos, esculturas o amuletos.

_______

Fuentes: Magia, mal de ojo y protección en la Antigua Roma de Ane Urrizburu Jáuregui

Ángel Portillo autor de:
LIGNVM (en Amazon).
LIGNVM ebook (en Amazon)
LIGNVM en Tapae (en Amazon).
LIGNVM en TAPAE ebook (En Amazon).

Página Facebook: Angel Portillo ·Lignum en Roma·
Blog: Lignum en Roma

Miembro del grupo de recreación historica Barcino Oriens (Legio II Traiana Fortis) y Miembro de Divulgadores de la Historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MEDICINA EN EL EJÉRCITO ROMANO

Nociones sobre la visión del Sexo de las mujeres romanas en el matrimonio.

La puella romana, criada para el matrimonio.